lunes, enero 22, 2007

Amenazado (II)

Como si el anterior post hubiera sido una extraña premonición, hoy me toca denunciar un lamentable caso: un amigo mio, Carlos, ha comenzado a recibir amenazas en su blog. Amparándose en el anonimato, un energúmeno, supuestamente afín al nacional-sindicalismo, le va dedicando día tras día algunas dedicatorias del estilo:

- "el otro día compre una bolsa de tierra para ver como puede oler el suelo a tres metros de profundidad... yo de tí tambien lo haría y así no te pillara de sorpresa",
- "Cuidadín nene, ten ojos en la espalda",
- "Veo, hijo de la gran puta que te gusta provocar... pues andate con ojo, que Hospitalet es pequeña y quizás te lleves alguna sorpresa... mira a tu espalda cuando vayas por las Ramblas. "

¿El motivo? Parece que al sujeto en cuestión no comparte la opinión, más o menos crítica, de mi paisano hospitalense ni le gusta su condición política. Y como si la divinidad se creyera, considera que debe darle una (inútil) lección que, lejos de persuadirle o convencerle, solo ocasionará problemas. Como si las ideas se pudieran enterrar con la tierra que tanto le gusta comprar.

El ambiente en la "blogosfera" se ha calentado al ritmo del debate político. No obstante, en muchos casos, el cruce de acusaciones y insultos ha desplazado a la discusión de diferentes ideas políticas. Como si fuera una rabiosa confrontanción entre culés y merengues, se pueden llegar a leer muchas barbaridades, verdades a medias y demagogia barata en algunos blogs, defendiendo con enormes dosis de irracionalidad lo propio como "lo bueno" y lo del otro como "lo malo". No sé si esta es una confrontación ideológica real o es un juego donde más de uno pueda exaltar su ego, pero la cuestión es que está llegando un poco lejos. Pretender que el "otro" se calle porque no te gusta lo que dice no es que sea una demostración de soberbia y arrogancia. Más bien es al contrario: es una muestra de impotencia y frustración. Y hacer callar por la fuerza, no hace más que intensificar esa idea. Donde no llega la inteligencia, se pretende compensar con la violencia, y donde fracasa el ser humano se busca el éxito del ser animal.

Dicen que "perro ladrador, poco mordedor". Triste es vivir amenazado por alguien al que no has hecho nada, pero más triste es vivir amenazando para alimentar un ego débil y acomplejado. Como si joderle la vida a otro le hiciera a uno más inteligente, más habilidoso o más feliz.

Coartar la palabra solo consigue que otros también quieran hablar; Amenazar un vida solo consigue que se la tenga más estima; Intentar matar una idea solo consigue que otros busquen otras maneras de que sobreviva.

POR LA VIDA y POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

¡LITOS, ESTAMOS CONTIGO!

2 Comments:

Blogger C.C.Buxter said...

Aconsejaría a tu amigo que lo denunciase a la policía. Seguramente será el típico valiente que insulta parapetado detrás del ordenador, pero lo cierto es que de todo lo que hacemos queda constancia tanto en nuestro ordenador como en internet. Quizá se lleve una sorpresa y se le quiten las ganas de amenazar..

25/1/07 18:24  
Blogger Tanhäuser said...

Amigo mío, las dos Españas del poeta parece que vuelven a estar aquí.
Ahora mismo voy a darle ánimos a tu amigo Carlos.

25/1/07 20:12  

Publicar un comentario

<< Home