viernes, marzo 09, 2007

El Fútbol tiene la culpa


Mañana, los aficionados al fútbol tenemos un clásico inigualable: un Barça-Madrid. Ambos equipos llegan en mal momento, han sido recientemente eliminados de la Champions League, tienen a los jugadores alterados y su juego despierta algunas dudas. No obstante, eso no impedirá que muchos permanezcamos mañana atentos a los televisores, ya que un Barça-Madrid es un Barça-Madrid, con lo que eso conlleva a cualquier futbolero. Son partidos en los cuáles gran parte del país se paraliza, incluso cuando hay manifestaciones de por medio (ya procurarán que acabe antes del fútbol).
Recuerdo que hace unos años le comentaba, chistosamente, a un amigo aficionado a la política y al Realísimo: "El día que el Madrid deje de ganar Copas de Europa, en España volveremos a tener follones políticos". Lo decía, en parte, por ese papel que tantas había oido de "fútbol: el opio del pueblo". Parecía que no importaba que a nivel político o económico las cosas pudieran irle mal a mucha gente. Vivimos en una sociedad donde una victoria o una derrota puede llegar a cambiar determinados estados de ánimo y todos conocemos algún caso. Si tu equipo está en lo más alto, esa "felicidad" compensa la amargura del día a día; Si tu equipo está pasando una mala racha, estás mosqueado pese a que no puedas quejarte de la vida que llevas. Reconozco que es un visión totalmente "futbolcéntrica" y muy poco rigurosa de la vida. Pero también hay que reconocer que la afición a los clubs de este deporte es, en no pocas ocasiones, desmesurada para muchos ciudadanos de este país.
Así que, pensando, me vino a la cabeza una extraña y estúpida relación. Cierto es que Catalunya tiene una enorme afición merengue y que en Madrid,así como en cualquier punto de España, hay muchos culés y algunos son muy forofos. No obstante, no sé si incitado por los medios de comunicación o por qué será, se acostumbran a realizar muchar "identificaciones" políticas (o con la política) de los dos grandes clubs de España. Y a veces nos topamos con muchas casualidades que disparán aún más la imaginación. Sin entrar en el histórico debate sobre la relación entre el Real Madrid y el franquismo, hay que decir, sin excesivo rigor y sí con cierta dosis de ironía, que la época de la Quinta del Buitre (5 ligas seguidas, 1 Copa del Rey y 2 Copas de la UEFA) coincidió con un periodo de estabilidad política en España. El Real Madrid era el club hegemónico y el PSOE gobernaba sin grandes apuros. A principios de los 90, el Barcelona inició su "reinado" (4 ligas y 1 Copa de Europa), coincidiendo con el auge del PP y los problemas del PSOE con la corrupción, los GAL y algunas polémicas más. Después de tantos años de gobierno socialista, fue llegar la época de sequía merengue y coincidir con la demanda de un cambio de partido en La Moncloa. Se vé que mucha gente de este país no estaba feliz y eso genera que hayan de tomarse en serio las "cosas serias". Bueno, el cambio politico se produce en el año 96 y casualmente el Madrid gana la Liga siguiente. Parece que la "estabilidad política" iba a volver por un tiempo.
Y así fue. En los siguientes 6 años, el Real Madrid gana 3 Copas de Europa y se proclama el mejor club del siglo XX. ¡Que satisfacción! El partido gobernante vuelve a ganar las elecciones y obtiene la mayoría absoluta. Hacen algunas cosas mal, pero "tampoco es para tanto". Se nota que la gente está feliz. Bueno, no toda. En Catalunya parece que no. La época de Gaspart, Van Gaal, Rexach... era la travesía del Barça por el desierto. Esa conexión PP-Madrid no está vista con buenos ojos y tiene sus consecuencias: ERC, el abanderado más radical al nordeste de la península, resurge de sus cenizas políticas en 2003. Muchos se preocupan: "¿Y si estos independentistas consiguen que Rijkaard, Ronaldinho y los suyos sean competitivos?". Los malos augurios se acabarían cumpliendo. Cuando el Barça ha vuelto a ser un equipo ganador y el Madrid retorna a los malos tiempos, la gente comienza de nuevo a preocuparse por las "cosas serias". La culpa la vuelve a tener el gobierno. Y encima el presidente es culé: "¡Hay que echarle, como a Capello!" - gritan en la Castellana.
Conclusión: Si ZP quiere estabilidad, la Liga la ha de ganar el Madrid. Cuando el equipo más importante de la capital gana titulos, la gente piensa más en Cibeles y bufandas blancas que en la Castellana y las pancartas.
Aviso para navegantes: El post está escrito con cierto tono jocoso. Relacionar estabilidad política con estabilidad deportiva, sobretodo de esta manera, no es muy serio, pero hay que comprender que uno se le quitan las ganas de escribir sobre la manifestación o sobre el partido de mañana. Por lo tanto: ¡Que gane el mejor! (o el menos malo)

5 Comments:

Blogger C.C.Buxter said...

Hasta ahora sólo quería que el Madrid ganase por egoismo personal, pero después de leer tu artículo veo que además estoy contribuyendo a un alto fin patriótico: si así se consigue estabilidad, ¡que el Madrid lo gane todo! (es decir, lo que le queda...)

Por suerte esa conexión no existe en la vida real, porque si no íbamos a tener un panorama bastante negro los próximos años (a menos que alguien consiga echar a Kaká-lderón...). Pero sí es cierto que a muchísima gente lo que más le preocupa, aunque luego en las encuestas del CIS mientan, es el futbol. Las manifestaciones más numerosas en Vigo y en Sevilla fueron... cuando iban a bajar a segunda al Celta y al Sevilla. ¿Te imaginas lo que pasaría si al Madrid o al Barça le sancionaran como a la Juventus? Eso sí que podría ser el inicio de una nueva guerra civil...

Es triste, pero como dijo Calderón (de la Barca, no el otro) la vida es "ansí".

9/3/07 14:56  
Blogger Tanhäuser said...

Pues mira, yo hoy paso de fútbol. Echaré una partidita al Cluedo con mi hija y seguro que me lo paso mejor.

Por cierto, coincido con lo que dices acerca de la mani de hoy. Todos contra ZP, pero eso sí, el fútbol antetodo. Curioso patrioterismo el de las señoras beatas vestidas de visón, los señores con corbata y caspa y los abanderados de los pajarracos. ¿Eran águilas o gaviotas? No sé, quizá se parezcan demasiado.

10/3/07 17:31  
Blogger Juan Rodríguez Millán said...

Sin haber leído la prensa, ya estoy viendo los titulares: "Un argentino pone en peligro la estabilidad en España". Gran partido, sí señor, lo disfruté como futbolero ajeno a estos dos equipos, y hacía mucho que no veía un partido de este estilo, sobre todo la primera parte. Qué pena que ni Madrid ni Barça tengan entrenadores a su altura...

11/3/07 12:42  
Blogger Øttinger said...

En fin, en fin... reverendo así que al fin resulta que el que es más que un club es el Madrid y no el Barça... como se entere Laporta menudo disgusto.

11/3/07 17:35  
Blogger Reverendo Pohr said...

Al final, un buen partido de fútbol, de aquellos que hacen afición. Al final 3-3 y, al día siguiente, todos contentos. El Barça, aunque pudo irse 4-2 en la primera parte, también pudo irse 2-4 en la Segunda; El Madrid perdió 2 puntos en el último minuto, pero ese resultado lo hubiese firmado antes del partido (e incluso un minuto antes de la expulsión de Oleguer).Felices pero insatisfechos. O satisfechos pero infelices. Qué ironía, ni que fuera una "noche electoral".

Esta mañana escuchaba la radio: cruce de acusaciones por la mani del sabado, actos de conmemoración del 11-M y... cómo está la Liga tras el Barça-Madrid. Así se resume el fin de semana. "La vida es ansí".

Seguro que alguno pegó el grito al cielo y culpó a ZP y a "su" política de inmigración por el hecho de Messi tuviera papeles.Lo gracioso es que se los consiguió cierto ex-directivo del Barça que no es precisamente la vanguardia del catalanismo y, además, estaba en Barcelona a la hora señalada: Lo importante es lo importante.

Me ha hecho gracia lo de "Madrid, más que un club". Ya solo faltaría que lo propusiera como slogan algún próximo candidato a la presidencia y que éste fuera Sandro Rosell. Jan la liaría como en el Prat.

Gracias por venir y esperemos que disfrutemos algún día de la política de la misma manera que vivimos el partido del sabado. Es utópico, pero mejor vivir con ilusión que con la rara sensación que tenemos en la actualidad.

PD: Yo creo que la última jugada de Diarra a Ronaldinho fue penalty.
XD

12/3/07 9:48  

Publicar un comentario

<< Home