lunes, febrero 16, 2009

Mensajeros de Ilúvatar (II)

A la espera de conocer mejor las recomendaciones de Michael Giacchino, Alexandre Desplat o Burt Bacharach, proseguiré con las menciones a aquellos grandes compositores creadores de obras que me han llegado a cautivar.

Comenzaré con un clásico, el californiano Elmer Bernstein. 54 años componiendo, 14 nominaciones para los Oscar, 7 para los Globos de Oro, es el "padre" de la música de la histórica adaptacion western de Los siete magníficos (1960) y de otro clásico como es Matar un ruiseñor (1962). Destacó también con las BSO's de Valor de Ley (1969) y La Edad de la Inocencia (1993). Sin embargo, fue el género de comedia con el que llegó al gran público: ¿Os suena la música de Los Cazafantasmas (1984)?.

Algo más joven y también de su tierra, nos encontramos a Danny Elfman, el alter ego musical del director Tim Burton. Compositor de la música de Eduardo Manostijeras (1992), que hizo suya Channel nº5 en sus anuncios publicitarios (con la modelo Estella Warren haciendo de Caperucita), el californiano ha dejado para la posteridad la música original de Batman, Dick Tracy (1990), Darkman (1991), Pesadilla Antes de Navidad (1993), Sommersby (1993) o Sleepy Hollow (1999). También son creaciones suyas, aunque no fuera en colaboración con Tim Burton, la música de El Indomable Will Hunting (1997), la de Men in Black (1997), la adaptación de Mission: Imposible (1996) o el hilo musical de Spiderman (2002). Se olvidaron de él por su trabajo en Chicago (2003), película que ganó el Oscar a la mejor Producción del año, está nominado este año por Milk y ha compuesto para la nueva secuela de Terminator (Salvation).

Si no os resulta sobramente conocido, creo que habría que añadir que también es el padre de la famosa sintonía de "Los Simpson".


Y si Elfman siempre ha estado muy vinculado a Burton, el neoyorkino Alan Silvestri lo ha estado con el director Robert Zemeckis. Y no es extraño que los dos grandes éxitos de este director hayan estado relacionados con la obra de Silvestri. Ha compuesto para muchas películas populares, de Tras el Corazón Verde (1984) a Beowulf (2007), pasando por ¿Quién engañó a Robert Rabitt?, Depredador o El Guardaespaldas. Cuatro veces nominado para los Oscar y dos para los Grammy, sin duda hay dos trabajos muy conocidos: Regreso al Futuro (1985) y la maravillosa composición que hizo para Forrest Gump (1993).


Sin abandonar continente, descubrimos que el canadiense Howard Shore fue el mágico protagonista de un compleja tarea: afrontar el reto de componer la música de la Tierra Media de Tolkien. Cierto es que fue el creador de dos obras musicales tan inquietantes como los bandas sonoras de El Silencio de los Cordero (1991), The Game (1997) o La Celda (2000). Tampoco hay que olvidar también su labor para Gangs of New York (2002), El Aviador (2004) o Infiltrados (2006). Sin embargo, muchos deben recordar que el "irlandesado" Shore es el compositor musical para las tres partes de El Señor de los Anillos (2001-2003). Tres Oscars en tres años (y todavía no se entiende porque no se le nominó por Las Dos Torres) y dos Globos de Oro en otros dos.

Para acabar, y aunque aún quedar norteamericanos por mencionar, querría recordar al romano Nicola Piovani. Quizá no tenga una trayectoria tan amplia como muchos compositores comentados. Sin embargo, es de menester mencionar a quién una vez compuso la excelsa banda sonora musical de La Vida es Bella (2000).

To be continued.

2 Comments:

Blogger Juan Rodríguez Millán said...

Adoro a Danny Elfman. Siempre me ha parecido que tenía una originalidad especial. Su Batman sentó cátedra, y Eduardo Manostijeras me sigue emocionando como el primer día...

Con Silvestri he tenido una cierta relación de amor-odio... Me entusiasmaba en los 80, su música para Regreso al futuro o Depredador la tengo en mi cabeza desde hace mucho, pero entró en una época oscura, en la que me decepcionó bastante. Y ahora ha vuelto, lo cual es una espléndida noticia. Me encantó su locura divertida en Van Helsing y me emocionó otra vez en Beowulf.

Y lo de Shore creo que ha sido la mayor sorpresa de la historia... Cuando me enteré que iba a hacer la música de El Señor de los Anillos juré en arameo. Un tipo que hacía músicas atmosféricas, de películas más bien oscuras, ¿cómo demonios iba a poner sonida a la Tierra Media? Creo que nunca he estado tan feliz de comerme con patatas una predicción negativa... Lástima que después no terminara congeniar del todo con Peter Jackson y se apartara de King Kong...

19/2/09 13:56  
Blogger S. Dedalus said...

Tiene que ser interesante profundizar en Alan Silvestri, que algunas bandas sonoras suyas sí he escuchado (sin saber de quién eran) y no me disgustaron en su día.

20/2/09 12:56  

Publicar un comentario

<< Home