miércoles, diciembre 23, 2009

El año más grande (II)

No es habitual ver a un equipo que supere con tanta amplitud al resto. El Barça ganó la Liga a lo grande y goleó a todos a sus inmediatos perseguidores. El R.Madrid (2º) se llevó un 2-6, el Sevilla (3º) se llevó un 0-3 y un 4-0; El Atlético de Madrid (4º) perdió 6-1 en el Camp Nou y el Valencia (5º) se llevó un 4-0. Sólo una mala racha de tres partidos (Betis (2-2), Espanyol (1-2) y Atl.Madrid (4-3)) evitó que la competición quedara sentenciada en el mes de Abril, sumando que el máximo rival obtuvo unos resultados impecables (aunque en demasía sobre su verdadero nivel de juego). El punto de inflexión ante el bache lo marcó un sufrido partido de seminifinales en Mallorca. Tras perder 2-0 en el Camp Nou, el Mallorca se puso 1-0 antes de la media parte y dispuso de un penalty para igualar la eliminatoria. El portero suplente blaugrana paró el penalty y poco después Messi marcó el empate y clasificó al equipo para la final.

Cuando llegó la recta final, el Barça soltó el definitivo puñetazo sobre la mesa. Una Liga que dejó muchas víctimas: Sporting (1-6), Malaga (1-4 y 6-0), Valladolid (6-0), Almería (5-0), Deportivo (5-0), Numancia (4-1). Y que se cerró con una histórica victoria en el estadio Santiago Bernabeu, dónde se deshizo el espejismo de victoria de su gran rival y vengó la humillante derrota del año anterior. Ahí quedó el torneo listo para sentencia en un mes de mayo único en la historia del fútbol: el Barça consiguió lo que hasta ahora solo conseguía un equipo cada década: la copa y liga nacionales y la Champions League. Como anteriormente hicieron Benfica en los 60, Ajax en los 70, PSV Eindhoven en los 80 y Manchester United en los 90.

Con la Liga en el bolsillo, el Barça disputó en Valencia la final de la copa del rey contra el Athletic de Bilbao, el segundo equipo con más trofeos y el único, aparte de Barça y Madrid, que siempre ha jugado la máxima categoría de la Liga Española. Aunque el Athletic hace años que no es un equipo puntero, había llegado brillantemente a la final y se la preparó como su Gran Acontecimiento (su primera final en más de 20 años). No obstante, poco pudo hacer. Comenzó marcando para acabar perdiendo 1-4 con goles de Touré, Messi, Bojan y Xavi. La Copa del Rey, repleta de polémicas estériles, se iba a Barcelona.

Con Liga y Copa en el bolsillo, solo quedaba la UEFA Champions League, que tuvo dos fases muy diferentes. En la primera, un Barça avasallador aplastó a Olympique de Lyon (5-2) y al histórico Bayern de Munich (4-0). En la segunda, le tocó sufrir, y de lo lindo, en una eliminatoria de semifinales a cara de perro con el Chelsea que pareció escaparse... hasta que apareció Iniesta con un gol en el minuto 93 cuando se había perdido casi toda esperanza. Aquel 1-1 en Stanford Bridge (tras 0-0 en el Camp Nou) hizo justicia al fútbol y demostró, una vez más, al Chelsea que el derroche económico fuera del campo y la racanería de juego dentro de él en pro de un objetivo no es suficiente en este deporte para ser el mejor.

La Final de Roma, contra el vigente campeón, el Manchester United, reeditaba el enfrentamiento de la temporada anterior, del que salieron victoriosos los "reds" por una mínima diferencia. En esta ocasión la historia fue completamente diferente: si el año anterior, el Barça apretó y fueron los ingleses quiénes se encontraron con un gol, esta vez fue al revés. Etoo abría el marcador a los 12 minutos tras unos momentos titubeantes. A partir de ahí, el Barça se tranquilizó un poco y comenzó a desplegar su mejor juego, ante unos "reds" que se fueron diluyendo hasta que Messi estableció de cabeza el 2-0 definitivo. Y ahí se completó el triplete. El Barcelona era campeón de Copa, Liga y Champions. The Perfect Season.

La historia podía quedar allí, pero el año no había acabado todavía. Por si quedaba alguna duda, quedaban por disputar las dos supercopas, la de España y la de Europa, y el Mundial de Clubs de la FIFA como representante de la UEFA. La Supercopa de España recordó a la Copa del Rey: el Barça remontó el gol inicial del bilbaino De Marcos y se impuso en Bilbao (1-2) para rematar una semana después en Barcelona (3-0); Por el contrario, la Supercopa de Europa, disputada a partido único en Mónaco contra el campeón de la Copa de la UEFA (actual Europa League), el ucraniano Shaktyor Donetz, resultó mucho más dura y se resolvió en la prórroga. Un único gol de Pedro (único jugador en la historia que ha marcado en 6 competiciones diferentes en el mismo año) a pase de Messi en el tiempo suplementario dio al Barça su tercera supercopa europea. Y su quinto título del año.

Ya solo quedaba "quemar" la última etapa: el Mundial de Clubs de la FIFA, en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos). Para completar el sextete, habría que superar dos complicados rivales, campeones continentales (o de confederación) del otro lado del charco. El primero, el Atlánte de México, campeón de la CONCACAF, obligó al Barça a remontar un 1-0 antes de que Busquets, Messi y Pedro establecieran el 1-3 definitivo que les reservaba plaza en la final. Allí le esperaba un equipo histórico, el combinado argentino de Estudiantes de la Plata, campeón de la Copa Libertadores de América de 2009 y que escribió doradas hojas en la historia del fútbol mundial en los años 70. Con los ojos puestos exclusivamente en este trofeo (de enorme prestigio en sudamérica) durante los últimos meses, Estudiantes jugó como si estuviera su alma en juego y su esfuerzo, aunque escaso de juego, logro su recompensa con gol de Boselli en la primera parte. Resistió como pudo los embites del Barça en el segundo tiempo y estuvo a punto de coronarse campeón... pero, de nuevo, Pedro, el héroe de Mónaco, apareció en los últimos compases del partido para devolver la igualada (1-1) y enviar el encuentro al tiempo suplementario.
La prórroga devolvió al Barça la tranquilidad que le faltó durante gran parte del partido. Así que tocó y tocó hasta que un centro al área argentina lo remató con el pecho y en plancha Messi, proclamado mejor jugador del mundo y vilipendiado en su propio país, para poner definitivamente por delante del marcador a los blaugrana. Y, de esta manera, el 1-2 final cerraba definitivamente el ciclo anual de 2009 y reconocía al Barça como mejor equipo del mundo. Seis de Seis; Con sus luces y sus sombras; Con sus pros y sus contras; Con su suerte buscada y su fortuna encontrada; Pero sobretodo por su apuesta futbolística, no solo espectacular y bonita, sino también elaborada, arriesgada y perseverante. Guardiola tiene bastante que ver con ello.

El 2010 podrá traernos una historia diferente. Pero el 2009, queda registrado, fue claramente blaugrana.

6 Comments:

Blogger Juan Rodríguez Millán said...

Mi más sincera enhorabuena, porque los culés habéis tenido un año memorable. Y, como dices, llega después de un inicio oscuro, lo que le da aún más valor. No sé si todos sois conscientes de lo que habéis logrado, y sí sé que algunos se mueren de la envidia y lo tapan con portadas de Cristiano Ronaldo sin camiseta (por cierto, y para evitar que las sensibilidades madridistas se sientan heridas por mi comentario, Cristiano me parece un jugadorazo).

No sé si alguien repetirá esto (que no ha terminado; ¿y si al Barça le da por repetir triplete en mayo...?), pero tengo claro que es todo un triunfo. Histórico. El Barça lo ha tenido todo, incluso esa pizca de suerte que hace falta para ganar tanto. Cuánto fútbol nos ha dejado ya este equipo, madre mía, cuánto he disfrutado... y que conste que ni soy del Madrid ni del Barça, mis penas y alegrías están muy por debajo, ahora mismo en el liderato de Segunda.

25/12/09 12:25  
Blogger Lansky said...

El fútbol contienen una paradoja: para entenderlo cabalmente, para apreciar su hermosura, ese regate que parece un garabato de un niño, esa combinación que contraviene el azar y casi la necesidad, se precisa bastante inteligencia. Sin embargo, el mundo futbolero, lo que rodea el propio juego fuera de futbolistas y estrategas: hinchas, clubs, presidentes de ídem, prensa basura deportiva, etc. es para descerebrados. Y además, el fútbol es un pretexto para una inmensa mayoría para apuntarse a una tribu, a una bandería, para combatir a un enemigo (sociológicamente está muy estudiado), para tener una coartada para perpetrar barbaridades, para desahogarse dicen algunos…

Yo disfruto mucho con el fútbol y me considero inteligente, sin modestia que valga. Soy del Madrid desde niño y he disfrutado enormemente en este 2009 con el juego precioso del Barça y de la selección española y espero que el Madrid, y su verticalidad ‘pelegriniana’ nos dé un bonito enfrentamiento con ese maravilloso Barcelona de Guardiola.

28/12/09 8:09  
Blogger C.C.Buxter said...

Para que no se diga, quiero que conste en acta que he leído las dos entradas (la primera me ha traído mejores recuerdos) y que, en este instante, sin peros ni condiciones, felicito al Barça y a los culés y admito que ha sido el mejor equipo del año. Por otra parte, no cuesta tanto reconocerlo cuando Guardiola es un perfecto caballero; distintos son el presidente y los hooligans mediáticos...

Entre otras muchas cosas, la historia de este 2009 plantea dos cuestiones interesantes. La primera de ellas es que entre el Barça de 2008 y el de 2009 apenas había diferencia de jugadores. Alves supuso un salto de calidad en la banda derecha, pero en el centro del campo Deco, objetivamente, era mejor que Busquets o Keita. ¿Cómo puede cambiar un equipo tanto sin apenas cambios? Muchas veces aspectos en principio secundarios, como la confianza y la estabilidad, son más importantes de lo que nos parece.

Y el otro es el famoso gol de Iniesta. Muchos lo han recordado para infravalorar lo conseguido por el Barça, diciendo que todo se debe a un gol "de churro". Yo creo que es más revelador que eso; y es que, aunque seas el mejor, a veces para conseguir tu objetivo dependes de factores que no controlas y, en general, de eso que se llama "la suerte". Si uno revisa el gol, puede dudar de si se trata del azar o del destino, teniendo en cuenta el conjunto de factores anómalos que se dan en ella: Alves, que no había centrado bien en todo el partido, hace un centro peligroso; errores defensivos del Chelsea, uno de los equipos más seguros de Europa (el fallo de Mikel es garrafal); y el disparo de Iniesta, primero del Barça en todo el partido, que entra por la escuadra.

Con todo, creo (y deseo) que 2010 va a ser distinto. La liga ha decaído tanto que es seguro que va a ser cosa de dos, pero la copa de Europa va a estar entretenida. Si las lesiones nos respetan, el Madrid va a ser difícil de batir. En última instancia, me encomiendo a las piernas, que no a las abdominales, de Cristiano...

¡Saludos y feliz año nuevo, Reverendo Pohr!

30/12/09 15:05  
Blogger Reverendo Pohr said...

En primer lugar, mis disculpas por responder con tanto retraso. Y en segundo lugar, también con un ligera demora, Feliz Año a todos!

Juan, creo que sí somos conscientes de ello, aunque haya alguno que se crea que es una hegemonía "gratuita". Ser el mejor equipo del mundo no solo es muy difícil, es también efimero, dada la enorme competividad que ofrecen equipos nacionales, como el Madrid, como internacionales, Manchester, Chelsea, Inter... Por eso, el 2009 se enmarca y a vivir el 2010 aunque lo que nos traíga no sea mejor.

Lansky, coincido contigo en esa doble cara del fútbol. Hay que tener en cuenta que personas doctas del mundo de las letras e intelectuales (desde Alberti a Montalbán) han manifestado su afición a este deporte. Sin embargo, lo de vender periodicos a base de publicar payasadas, las provocaciones desde los medios, la promoción política aprovechando la popularidad del club, lo de destrozar el mobiliario urbano, etc, etc. dan ganas de vomitar. Y suscita vergüenza (especialmente cuando compartes afición).

Lo del Barça ha sido excepcional, pero, pese a la novedad del estilo Guardiola, no es flor de un día. El Barça ya había sido competitivo (pese a los horrores del 2008) antes de su llegada, pero le requería corregir algunos errores. A mi parecer, el Madrid puede incurrir en un error al querer autoenmedarse a corto plazo y pretender devolver la moneda en una sola temporada. Cierto que la final de la Champions es en el Bernabeu, pero las prisas no son buenas y los pilares...¿pueden fijarse en solo unos meses?. El United, antes de ser campeón de Europa, pasó muchos años a la sombra del Chelsea pese a tener a Rooney y Ronaldo. Y el mismo Chelsea, pese a tirar del talonario de Abramovich, no ha acabado de ser el mejor de Europa. Incluso al Madrid le puede pasar lo que le pasó con Valdano (un año aplastante seguido de otro decepcionante) o con Queiroz (siete meses impresionantes echados por la borda en un solo mes). La ansiedad es mala consejera y obsesionarse con conseguir pan hoy, puede causar hambre mañana.

Buxter, también demuestras tu cabellerosidad "guardiolana", lo cuál te honra.Sobre la primera cuestión, ya lo he respondido a Lansky: este Barça no es flor de un día, solo que las semillas del año anterior eran buenas pero no lo parecían por las duras derrotas de Manchester (1-0) y Madrid (4-1).El cultivo de Guardiola mejoró aquello en lo que falló Rijkaard.

La semifinal Barça-Chelsea mostró la enorme igualdad existente entre los grandes equipos de Europa. Un pequeño detalle puede decidirlo todo y hasta el rabo, todo es toro. Suerte? Sin duda. Pero cuando tienes en el campo a Alves, a Messi, a Iniesta, a Xavi... en un equipo perseverante que no pierde la esperanza, las probabilidades de éxito aumentan exponencialmente. No siempre ocurre. Pero, para mí, aquella noche se hizo justicia al fútbol (el Barça no estuvo nada fino, pero castigar el racanismo destructivo de un equipo bastante más capaz como el Chelsea requería un palo así). De la misma manera, que Casillas (a mi juicio, el mejor portero que jamás han tenido el Madrid) se consagró en Glasgow en 2002 al sacar dos balones inverosímiles de la línea de gol al final del partido que encumbró el gol de Zidane.

También tengo el presentimiento que el 2010 será muy distinto. Al Barça lo tienen estudiado, el Madrid atesora mucho talento (me asusta más la técnica inteligente de un Kaka que no la brillantez engreida de Cristiano) y en Europa las diferencias son pequeñas.

Greetings

11/1/10 12:50  
Blogger Lansky said...

No claro, este Barça no sólo no es flor de un día sino que es la punta del iceberg de un trabajo de cantera, la famosa Masia, de muchos años, que Guardiola culmina estupendamente. Ni será flor de un día porque muchos intentan ya jugar ese fútbol de toque como en su día el fútbol total de la Holanda de la naranja mecánica.

11/1/10 13:58  
Blogger Reverendo Pohr said...

Marcar un estilo bonito cuesta mucho y no siempre es recompensado. Pero, en ocasiones encuentra esa fortuna. Aunque te traiga malos recuerdos, hace casi 20 años, el Barça de Cruyff se encontró con las ligas de Tenerife y Coruña...pero aquel equipo fue de los pocos que se atrevía con una defensa de 3 y un líbero (no necesariamente defensivo) por delante, laterales casi convertidos en extremos (algo más habitual en defensas de 5 jugadores, pero no de 3) y delanteros que fueran capaces de jugar por las bandas y defender en medio campo (excepción hecha con Romario, pero éste contaba con otras habilidades).

SIn embargo, los estilos vistosos no son siempre los más efectivos.

12/1/10 14:03  

Publicar un comentario

<< Home