miércoles, noviembre 03, 2010

Tea Monsters

Siguiendo con personajes "brillantes". Ayer se celebraron las elecciones legislativas en Estados Unidos dónde, a la baja participación y un considerable voto de castigo, ha destacado la presencia de ciertos candidatos de una facción (por llamarlo de una manera) del ya de por si conservador Partido Republicano: Tea Party (el partido del Té).

Para los que no lo conozcan, el "Tea Party" le debe su nombre al movimiento anticolonial surgido en Boston en 1773, que venía a recoger el descontento latente en las colonias norteamericanas del Reino Unido en relación a ciertos impuestos que debían pagar (entre ellos el del té) y que se rebeló contra la mimada y monopolística Compañía Británica de las Indias Orientales. En Boston, miembros de este movimiento sabotearon el cargamento de té de unos de los barcos de dicha compañía, lanzándolo todo por la borda y haciendo perder unas 10.000 de las libras esterlinas de entonces. Esta acción propició una reacción por parte de las autoridades británicas, que cerraron el puerto y declararon el estado de excepción bajo la supervisión del ejército británico. La tensión posterior solo necesitó un chispazo para hacer saltar todo y un encontronazo entre manifestantes y soldados se saldaría con 5 muertos. Se gestaba la futura Guerra de la Independencia de los Estados Unidos.

El "Tea Party" actual poco tiene que ver con aquel movimiento, más centrado en reivindicar un trato más igualitario y autónomo a nivel político respecto a Gran Bretaña y comercial respecto a la Compañía de las Indias Orientales. El nuevo Tea Party cuenta con un grupo bastante variopinto de miembros con algunos elementos en común: conservadurismo moral fuerte,exigente limitación del poder del gobieno federal, libertad de mercado absoluta (aunque la crisis económica que estamos sufriendo a nivel mundial sea consecuencia de la perversión de dicha libertad) y, por supuesto, la creencia de que el presidente Obama es un demonio comunista. Bueno, lo olvidaba: nada de pagar impuestos para que los pobres "chupen" del Estado. Que cada uno se espabile y, quién se muera de hambre, mala suerte (este comentario ha sonado "muy europeo"). Alguno puede pensar que muchos candidatos políticos republicanos (y algunos demócratas) también cuentan con este perfil. No obstante, la ventaja que tienen los "tea party members" es que no deben preocuparse de ser políticamente correctos. Y digan lo que digan en público, habrá alguién que les ayude a difundir su mensaje (como el magnate de la comunicación, Ruppert Murdoch, con la ayuda de su cadena "Fox") y habrá quién le siga porque dicen lo que quieren escuchar mucha gente (aunque sean auténticas burradas).

En un año en el cuál se han acumulados muchas frustraciones individuales respecto a la situación económica actual y en el qué el desencanto con los políticos se ha hecho más que evidente, los "tea party", liderados espiritualmente por la ex-candidata a la vicepresidencia norteamericana, la ex-gobernadora de Alaska Sarah Palin (a woman with "cojones"), han ganado muchísima popularidad y han presentados sus candidaturas al Congreso y al Senado de Estados Unidos con muchas opciones de salir elegidos pese a su falta de experiencia política (o de gestión política) y a sus declaraciones en ocasiones algo sectarias. Ya se impusieron en muchas primarias republicanas, lo cuál les ha permitido acudir a las cámaras parlamentarias con el apoyo del Partido Republicano, y están dispuestos a presentar batalla para conseguir su escaño. Y hoy hemos podido comprobar adónde han llegado. En los últimos meses, habían llamado la atención los siguientes candidatos:

Carl Paladino se presentaba a gobernador de Nueva York. Es un empresario inmobiliario algo macarrilla que culpa a Obama de todos sus males y que no duda en prometer "llevar un bate de béisbol para arreglar las cosas a mi modo". Todo un defensor de la moralidad pública (aunque reconoció enviar e-mails con contenido pornográfico a los amiguetes) y de la familia (a pesar de tener una hija ilegítima con una ex-empleada). Hizo esposar a un periodista por "pesado", no sin antes amenazarle con un "nos vemos en la calle". Ha perdido por 30 puntos ante el demócrata Andrew Cuomo. Una derrota que permitirá respirar algo más tranquilos los profesores y funcionarios neoyorkinos (a los que pretendía congelar el salario), los usuarios de prestación sanitaria asistencial (Medicaid, que pretendía reducir en un 30%), los representantes sindicales (a los que comparó con los cerdos porque solo ponen trabas), los que reciben cualquier prestación social (a los que exigía solicitarla con un año de antelación, dejar sus huellas dactilares y superar un test de drogas) y, especialmente, los indios iroqueses (a los que exigía el pago de impuestos que ayuden a compensar la eliminación del impuesto de plusváluas y a los niveles de renta más altos).

37.000 votos y 18 puntos porcentuales han separado al "Tea Party" Rich Iott de su rival demócrata, el vigente congresista Marcy Kaptur. Es posible que esa afición que tenía de vestirse de nazi (y participar en escenificaciones de la II Guerra Mundial desde la óptica alemana) no hiciera gracia al electorado de Ohio. Eso sí, ha sumado 80.000 votos.

Más mediática es la comentarista de la Fox Christine O'Donnell. Candidata al senado por Delaware, ha dejado constancia de su conservadurismo fiscal en sus propuestas. Pero, eso sí, no ha sido nada comparado con su visión en el terreno moral y religioso. Evangelista y defensora a ultranza de la castidad y la abstinencia (propone sancionar cualquier acto con connotación sexual en la calle), sus consideraciones sobre la masturbación como "una forma de adulterio" pueden resultar inquietantes. Pero si algo ha resultado preocupante no es tanto su empeño en imponer la enseñanza del catolicismo en todas las escuelas como no saber que la Constitución americana lo prohibe y mostrar esa ignorancia en un debate público con su rival para el senado. Al final, el clon de Sarah Palin (ha llegado a copiar su estilo de vestuario) ha sido derrotada por 50.000 votos.


Aunque para "friki", igual la lista del Tea Party la lidera la aspirante a senadora por Nevada, la ex-profesora Sharron Angle. Partidaria de hacer desaparecer el ministerio de educación federal , abandonar (EEUU) la ONU, declarar el cambio climático como un fraude científico, privatizar toda la sanidad, eliminar toda regulación en la extracción de petroleo y gas y dar absoluta, libertad a cualquier milicia para armarse hasta los dientes, también ha considerado obligar por ley que el matrimonio solo sea posible entre un hombre y una mujer y prohibir el aborto en cualquier caso (incluso incesto y violación) porque, en ambos casos, "van contra el Plan de Dios". Lo mejor de sus actuaciones han sido, tal vez, su protesta porque un equipo de fútbol de Nevada utilizaba colores satánicos en sus uniformes (iban de negro) o dirigirse a un grupo de estudiantes habla hispana, decirles que muchos de ellos parecían asiáticos y, después, recordarles que ella ha sido la primera legisladora asiática de Nevada (sic). Quizá haya sido una muestra de cordura que, pese a todos sus problemas, el senador demócrata Harry Reid haya mantenido su escaño como senador y haya derrotado a Angle en las urnas por un 5% de votos.

No osbtante, no todo han sido malas noticias para los conservadores del "tea party". Algunos han salido elegidos en sus respectivos comicios. Los más destacados son el nuevo senador por Florida, Marco Rubio ("hay que limitar el poder federal porque Washington cambia a los políticos"), o el nuevo senador libertario de Kentacky, Rand Paul (que se opone a que el Estado Federal regule en materia de derechos civiles). No obstante, aunque puedan parecer un poco radicales, no dejan de ser nuevas opciones políticas que han atraído a un desconsolado electorado. Es evidente que no van a dejar de defender sus intereses conservadores. Y, de paso, abrir un escenario político futuro para el Partido Republicano: en unos años, aparecerán (o reaparecerán) nuevos candidatos menos conocidos que se podrán "vender" a la opinión pública como "candidatos conservadores moderados" con un mayor alcance ante el electorado general. Candidatos que cumplirán las premisas republicanas sobre libertad y valores, pero que podrán mostrarse como "opción menos mala" (tan presente a la hora de ganar elecciones) ante unos candidatos demócratas confusos y otra alternativa conservadora más radical. Básicamente, aprovecharán el desplazamiento del (teórico) "Centro Político" hacia la Derecha Ideológica y serán igual de útiles para intentar "cargarse" el cambio de Obama. Una formidable estrategia.

7 Comments:

Blogger C.C.Buxter said...

Visto desde aquí, el "Tea party" es incomprensible. Si bien es cierto que no pocas veces los medios de comunicación transmiten una imagen algo deformada y grotesca de ese movimiento (al fin y al cabo, los más "freaks" han perdido las elecciones), es difícil entender qué lleva a una parte de la sociedad a radicalizarse de esa manera. Por cierto, en tu galería de monstruos te has olvidado de la candidata que tuvo que desmentir que fuese bruja :D

En cuanto a los candidatos vencedores, me parecen interesantes. Rand Paul es hijo de Ron Paul, un histórico del Partido Republicano que sostiene un discurso anarcoliberal bastante chocante: nada de estado, nada de impuestos, nada de guerras. Pero quien más futuro tiene es Marco Rubio; han pasado 250 años para que un negro fuese presidente de EEUU, pero no van a pasar tantos antes de que lo sea un hispano, y si no al tiempo. De hecho, dicen que en la familia Bush ya están preparando a su líder del futuro, que habla perfectamente el castellano.

8/11/10 12:03  
Blogger Miroslav Panciutti said...

¿Por qué será que cuanto más "liberales" en lo económico, más "conservadores" en lo social? En general, la mayoría de esta gente tiene un morro que se lo pisan.

9/11/10 8:35  
Blogger Reverendo Pohr said...

Cierto, Petrarca, los "vándalos" del Tea Party iban disfrazados de índios!!! Sin duda, un "discreto" disfraz muy útil para disimular. Menos mal que Paladino no estaba ahí para arrearles con su bate de beisbol, ja,ja. Y, como bien dices, es una acto de teatralidad muy digno de los actores políticos de hoy en día.

Coincido contigo en que, por muy ridículos que puedan parecer algunos "teapartiers", no los puedes subestimar. No hay más que ver el éxito que han tenido. Creo que puedes encontrarte desde algunos perfiles mucho más inteligentes de lo que parece, que se dedican a "vender un producto (político)" que mucha gente está dispuesta a "adquirir" hasta a los más radicales con los que es una pérdida de tiempo discutir porque se agarran con fuerza a la religión y a su idea de Divinidad como motor de todo y resulta prácticamente imposible hacerles bajar del burro. Si algo puedes concluir leyendo o escuchando a este tipo de personas es que comparten una visión del mundo que defienden desde una creencia de superioridad moral y una cabezonería tal que parece que reconocer otra cosa en la que no crean es como rebajarse, como "ceder ante el diablo". Y, cuanto mejor es el razonamiento de su interlocutor, más se cierran en si mismos.

Buxter, creo que demasiadas son las cosas que cuesta comprender desde Europa sobre EEUU y viceversa. Desde Europa, nos cuesta creer cómo con lo nacionalistas y patriotas que son los americanos, manifiestan abiertamente su "egoismo" e "insolidaridad" con respecto al tema de la sanidad. Y desde EEUU, no comprenden cómo en Europa puede gastarse dinero público para sufragar decisiones privadas como la de no trabajar o porqué aquellas personas que arriesgan su dinero para ganar más tienen que mantener a los que no arriesgan un duro.

Sí que he citado a la "bruja": es Christine O'Donnell, a la que consideran "la otra Sarah Palin". Grotesco o no, también reconoció "que había llevado una vida de brutal promiscuidad hasta que vio la luz" y que lleva más de 20 años sin practicar sexo. Suena increíble, pero me sorprende más que un candidato postule su modo de vida privada como modelo para los demás. Aunque, todo hay que decirlo, la propia O'Donnell también comentó públicamente que, si salía elegida, antepondría la Constitución Americana a sus creencias personales.

Rubio parece ser de lo más brillante que ha salido del "Tea Party" y habrá que ver cómo lo hace. Paul tiene menos experiencia y está por ver si será coherente con su ideario expresado.

De todas maneras, hay que recordar que han salido elegidos 8 candidatos al senado de los 12 presentados por el Tea Party, además del 50% de sus aspirantes al Congreso y el 60% de sus candidatos a gobernador. Eso es algo más que el mero apoyo de 4 fanáticos ignorantes y catetos. Son más de un millón de votos.

Miros, creo que el liberalismo proclamado por los conservadores es un reclamo "defensivo". La libertad es un concepto bien visto a nivel general y que una minoría (económicamente pudiente y más que acomodada) la reinvindique es una manera de considerar públicamente "opresora" a cualquier mayoría que pretenda poner en peligro sus intereses particulares (o colectivos como minoría). Creo que, cargados de razones, te vienen a decir: "Si no hay que ser discriminatorio con las minorías étnicas/raciales, ¿por qué sí con las minorías económicas pudientes que, además, son las que generan riqueza?" Digamos que es un paso más en la teoría económica individualista de Adam Smith y otro en la teoría política utilitarista de J.Stuart Mill.

9/11/10 10:39  
Blogger Reverendo Pohr said...

Por cierto, ¿dónde está el comentario de Petrarca?:

"Se te ha olvidado comentar que los colonos tiraron por la borda las cajas de té disfrazados de indios. Con el juego que da eso para hacer paralelismos. ^^

Por otra parte creo que caricaturizas demasiado un movimiento que, aunque es verdad que se presta bastante a la caricatura, contiene elementos que van más allá de la reglamentación del onanismo o de la ética de los bates de béisbol. Y no lo digo por simpatía (¡a mí que no me quiten las pajas!) sino porque en caso de que haya que discutir con ellos más vale cargarse de argumentos"

9/11/10 10:42  
Blogger Petrarca said...

Uf. Gracias. Llevaba varios días preguntándome si de verdad había escrito un comentario o sólo me lo había imaginado. Ay, los síntomas de la edad madura... ^^

11/11/10 17:29  
Blogger Lansky said...

Los del Tea Party son muy reaccionarios, cierto, pero no simples, sino muy complejos, por lo que caricaturizarlos, como hace la prensa europea (no tu, ojo) no es la mejor forma de entender ese 'Otro Mundo' que es USA

La de Miros, no obstante su sencillez, es un axioma que se suele cumplir: 'liberal' en lo económico, conservador en lo social

En realidad estos 'liberales' se han aopriaod del término Liberalismo como los dictadores de la antigua URSS se apropiaron del de comunismo.

15/11/10 11:49  
Blogger Reverendo Pohr said...

Lansky, el Tea Party incluye perfiles políticos muy diferentes unos de otros. Tienen puntos conservadores comunes en el terreno social (incluso para nada diferentes con respecto a muchos demócratas o prodemócratas), pero con diferentes concepciones políticas. Más allá de su antiobamismo (en mayor o menor medida), no son un grupo cortado por un único patrón. No obstante, consiguen algo que a las "derechas ideológicas" suelen generalmente conseguir: un grado de integración suficiente para poder mostrarse y venderse como un grupo homogéneo y compacto. Por el contrario, las "izquierdas ideológicas" o los partidos llamados progresistas no solo no lo consiguen sino que, generalmente, son incapaces de, almenos, "vender bien" su carácter heterogéneo y plural.

La palabra "libertad" o "democracia" son bastante convencionales. Por ejemplo, la República Popular y Democrática de Corea, a pesar del nombre, parece una monarquía absolutista que una república, con una dictadura personalista muy por encima del pueblo y escasamente democrática. Para ciertos liberales, la libertad se reclama para lo que interesa... porque muchos de esos libertarios estuvieron a favor de la represiva "Patriot Act".

23/11/10 11:15  

Publicar un comentario

<< Home